Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2007

ESTE PAN QUE YO PARTO

Este pan que yo parto fue alguna vez avena,
este vino en un árbol extranjero
se zambulló en su fruta;
durante el día el hombre y por la noche el viento
segaron las cosechas, rompieron el gozo de la uva.

Alguna vez, en este vino, la sangre del verano
golpeteaba en la carne que vestía la viña,
un día en este pan
la avena al viento era alegría,
el hombre rompió el sol, abatió el viento.

Esta carne que partes, esta sangre a la que dejas
sembrar desolación entre las venas
fueron avena y uva
nacieron de la raíz sensual y de la savia;
mi vino que te bebes, el pan que me arrebatas.


DYLAN THOMAS

LA NIEVE Y LA COSTUMBRE · Fragmentos

·

brillo a contraluz desde la espesura
tras la cifra uve del abecedario
arden las nubes en la comisura
de tu abstractismo/ flor de mi calvario

no hay hidalgo aprensado en la armadura
ni hay rebato en mi voz de campanario
cae la nieve en su vil desgarradura
caen cegadas las aves en mi armario

umbría hasta los huesos de alborada
se oscurece tu eterna margarita
(silueta de fulgores sepultada)

umbral de mi nostalgia donde habitas/
te tengo tan metida en la mirada
que todo lo que miro se marchita

·

sombra muerta de tu sombra olvidada/
en la sal de las ocres despedidas
en el mar de tu boca amordazada
manchas de nubarrones sumergidas

de garras desgarrando las miradas
negras lomas de sangre revestidas/
quisimos coronar las madrugadas
y abrimos el umbral de nuestra herida

manchados de marea hasta la cumbre
en el rito fogata de tu pecho
ardieron los gorriones de la lumbre/

en las manos temblándonos despecho
del descuido y la nieve y la costumbre
de rasgar con las venas los helechos


ENRIQUE CARL…

*

Yo estaba vivo
y estaba allí desde siempre
¿Comía yo?

No
pero cuando tenía hambre yo retrocedía con mi cuerpo y no me comía a mí mismo
pero todo esto se ha corrompido
una operación insólita se efectuaba
yo no estaba enfermo
yo reconquistaba la salud
siempre por un retorno hacia atrás del cuerpo
mi cuerpo me traicionó
él no me conocía bien aún
comer es llevar adelante aquello que debe quedar atrás
¿Dormía yo?

No, no dormía
hay que ser casto para saber no comer
Abrir la boca, es ofrecerse a las miasmas
Entonces ¡nada de boca!
Nada de boca
nada de lengua
nada de dientes
nada de laringe
nada de esófago
nada de estómago
nada de vientre
nada de ano

Yo reconstruiré al hombre que soy


ANTONIN ARTAUD