POEMA

Sentados, bajo la fresca sombra
que las hojas del bambú
proyectan sobre el tablero,
dos monjes de la montaña juegan
a las damas.
No se les ve a través de la espesura,
pero de vez un cuando, se escucha el ruido
de las piezas cuando las mueven.


BAI JUYI

Comentarios