Entradas

Mostrando las entradas de junio, 2013

RETRATO

Vaya niño extraño
Es un pájaro
Ya no está allí

Se trata de encontrarlo
De buscarlo
Cuando allí está

Se trata de no causarle miedo
Es un pájaro

No mira sino para abrazarlos
De otro modo no sabe qué hacer
Con sus ojos

Donde posarlos
Él los arruga como un campesino a su gorra

Necesita ir hacia ustedes
Y cuando se detiene
Y si llega
Ya no está allí

Entonces basta verlo venir
Y amarlo durante su viaje


HECTOR DE SAINT-DENYS-GARNEAU

LLORAR A LÁGRIMA VIVA

Llorar a chorros. Llorar la digestión. Llorar el sueño. Llorar ante las puertas y los puertos. Llorar de amabilidad y de amarillo. Abrir las canillas, las compuertas del llanto. Empaparnos el alma, la camiseta. Inundar las veredas y los paseos, y salvarnos, a nado, de nuestro llanto. Asistir a los cursos de antropología, llorando. Festejar los cumpleaños familiares, llorando. Atravesar el África, llorando. Llorar como un cacuy, como un cocodrilo... si es verdad que los cacuyes y los cocodrilos no dejan nunca de llorar.
Llorarlo todo, pero llorarlo bien. Llorarlo con la nariz, con las rodillas. Llorarlo por el ombligo, por la boca. Llorar de amor, de hastío, de alegría. Llorar de frac, de flato, de flacura. Llorar improvisando, de memoria. Llorar todo el insomnio y todo el día!

OLIVERIO GIRONDO